ORLANDO, FLA. | POR BILL Berkrot

Organizaciones del corazón de USA redactan nuevas guías de tratamiento para la hipertensión. Considerarán una nueva investigación donde se muestra que bajar la presión arterial agresivamente puede evitar la muerte y otros problemas cardíacos, pero los cardiólogos más connotados recomiendan precaución en cómo se aplica esta información en la práctica habitual.

 

Una vez llamada el "asesino silencioso", la presión arterial alta puede ser controlada con una amplia gama de medicamentos, muchos se venden como genéricos relativamente baratos. Cerca de 70 millones de personas en Estados Unidos viven con hipertensión.

 

La comunidad médica se ha dividido sobre si existe un nivel de presión arterial óptima para este tipo de pacientes. Un estudio patrocinado por el gobierno de más de 9.300 pacientes hipertensos de 50 años o mayores, mostró que la muerte por causas relacionadas con el corazón cayó un 43 por ciento y las tasas de insuficiencia cardíaca se redujeron 38 por ciento cuando se redujo la presión arterial sistólica por debajo de 120 versus las presiones tomadas que tenían un objetivo general bajo los 140.

Los resultados del estudio Sprint, publicado recientemente en la reunión anual de la American Heart Association (AHA) en Orlando, Florida, se considerarán en las nuevas directrices de hipertensión por la AHA y el Colegio Americano de Cardiología (ACC). Se espera que su trabajo se complete el próximo año.

"El panel de escritura revisará y considerará toda la evidencia disponible, incluyendo el estudio Sprint presentado esta semana", la AHA y ACC dijeron en un comunicado conjunto con Reuters.Los hallazgos del estudio Sprint podrían llegar a ser un punto de inflexión en el enfoque de la comunidad médica hacia la presión arterial alta. El Instituto Nacional de Salud del Gobierno de Estados Unidos detuvo el estudio previsto por cinco años en agosto, dos años antes, después de que observadores independientes encontraron que estos beneficios estaban claros y sentían la necesidad de hacerlos públicos.

 

La Dra. Mariell Jessup de la Universidad de Pennsylvania Medical Center, quien preside un panel para ayudar a redactar las directrices, dijo que estaba feliz de tener la nueva evidencia, ya que puede ser difícil convencer a los pacientes a tomar más medicamentos para prevenir problemas futuros.

 

"Es muy agradable ser capaz de decir: “Este estudio mostró que aquí es donde usted necesita estar, porque va a vivir más tiempo." Eso es significativo ", dijo Jessup.

 

Otros cardiólogos dijeron era necesario explorar con mayor rigor los riesgos de un tratamiento más agresivo antes de aplicarlo masivamente. Por ejemplo, los pacientes del grupo de presión arterial sistólica de 120, tuvieron una mayor tasa de daño o falla renal, así como síncopes, aunque no hubo aumento en las lesiones por caídas.

 

El Dr. Steven Nissen, Jefe de cardiología de la Clínica Cleveland, dijo que le gustaría saber qué pacientes eran propensos a sufrir insuficiencia renal antes de cambiar su práctica.

 

"Lo que me hace prestar atención es que la mejoría es del factor más importante, que es la muerte", dijo Nissen. "Es un gran efecto. La ventaja en mortalidad es convincente."

 

Los dos grupos médicos no quisieron decir si van a recomendar objetivos de presión arterial específicos para diferentes poblaciones de pacientes. Ellos estimularon la controversia entre los cardiólogos hace dos años con las nuevas directrices de tratamiento de colesterol que eliminaron un nivel objetivo (target) para el colesterol LDL "malo" en favor de un método más complicado para evaluar el riesgo individual de un paciente de enfermedad cardíaca.

 

CUANDO LA GENTE INTELIGENTE NO ESTÁ DE ACUERDO

 

Alcanzar el objetivo de 120 en el estudio Sprint se logró en la mayoría de los pacientes mediante la adición de un medicamento para su tratamiento con un promedio de tres, contra los dos medicamentos utilizados por aquellos del grupo cuya presión arterial se redujo a 140.

 

Los hallazgos de Sprint sugirieron que se evitaría una muerte por cada 90 pacientes tratados con una meta de 120.

 

"Eso es suficiente para cambiar las directrices", pero los efectos secundarios potenciales deben ser considerados, dijo el doctor Raymond Gibbons, un ex presidente de la AHA de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

 

La ACC considera un nivel de presión arterial sistólica de 140 y un nivel diastólica de 90 como su estándar, basado en las directrices emitidas por el gobierno lanzadas en 2003.

 

Un artículo de un grupo de médicos influyentes publicados en el Diario de la Asociación Médica de Estados Unidos en febrero 2014 no encontró ninguna evidencia convincente para un objetivo específico, pero recomendó un nivel de presión sistólica de 150 para los pacientes mayores de 60 años. La falta de consenso sobre la forma de abordar la hipertensión fue la principal razón para llevar a cabo el estudio Sprint.

 

"La información que viene a mí ha sido algo polémica, y las personas inteligentes están en desacuerdo sobre dónde establecer los límites y cuándo iniciar el tratamiento", dijo el doctor Patrick O'Gara, director de cardiología clínica en el Brigham and Women Hospital de Boston y ex presidente del ACC.

 

O'Gara dijo que quiere poner "todos los ojos para mirar los (nuevos) datos y ponerlos en el contexto de toda la otra información que tenemos acerca de la hipertensión".

 

Los datos tienen que llegar rápidamente a la atención del comité de guías escritas, añadió O'Gara.

 

"Debemos disfrutar que tenemos nueva información, pero ... estar seguros de que no hacemos lo que normalmente hacemos, que es extrapolar conclusiones a una población de pacientes más grande", dijo el Dr. Clyde Yancy, jefe de cardiología Feinberg de la Universidad Northwestern de Medicina y pasado presidente de la AHA.

 

El Dr. Marc Pfeffer del Hospital Brigham & Women´s vio menos razones para la cautela. Consultado sobre si las guías de tratamiento se deben cambiar como resultado de Sprint, Pfeffer respondió: "Sí. Esto es muy importante."

 

Fuente: Health | Fri Nov 13, 2015 7:03am EST Related: HEALTH

U.S. heart groups to weigh new data for hypertension treatment guidelines

ORLANDO, FLA. | BY BILL BERKROT

Reporte de Bill Berkrot; Editado por Michele Gershberg y Will Dunham.

 

Este sitio web (El “Sitio Web”) al que se accede, está diseñado exclusivamente para médicos y otros profesionales de la salud. Se destaca que el presente sitio web puede contener información de productos farmacéuticos autorizados para venta bajo receta médica. Según la legislación chilena, la promoción y publicidad de estos productos está restringida a los profesionales que los prescriben y dispensan. El Sitio Web contiene información destinada exclusivamente a profesionales de la salud. Es exclusiva responsabilidad del usuario la veracidad sobre los datos otorgados y sobre su calidad de profesional de la salud, así también como su ingreso y/o permanencia en el Sitio Web en caso de no tratarse de un profesional de la salud. Merck no se hace responsable por las consecuencias que la información aquí publicada pueda generar en el visitante no profesional de la salud o, a través de éste, en terceras personas. Las posibles consecuencias de usar esta información sin consultar a un profesional de la salud suponen graves riesgos para la vida y la salud. Merck se reserva el derecho de revocar la clave en caso de que la información no sea fidedigna. Ud. puede revisar en detalle las Políticas de Privacidad y Uso de Cookies.

  Haga click en acepto para poder ingresar.
EU Cookie Directive Module Information